El Covid 19 y la cultura ciudadana

Sigue adelante la tasa de contagios y los decesos por culpa del Covid19 en nuestro país.

Aparte de las deficiencias de nuestro muy pobre sistema de salud, muy endeble para soportar un desafío de estas características, quisiéramos tratar un tema que mucho se menciona, pero poco se habla, y es el de la cultura ciudadana.

Si bien es cierto debe haber de parte de las instituciones gubernamentales un gran esfuerzo de pedagogía ciudadana, para que las personas entiendan la magnitud de los desafíos a los que como género humano nos enfrenta el coronavirus, no menos cierto es que si esa ciudadanía a la que van dirigidos los mensajes no los hace suyos y los pone en práctica en el día a día, tendremos mayores problemas, y éstos podrán volverse inmanejables para las autoridades.

Haciendo la salvedad de que en muchas regiones de nuestra patria, que ni siquiera disponen de redes decentes de acueducto y mucho menos de alcantarillado, las instrucciones del lavado de manos frecuente se hace mucho más complicada de cumplir, está comprobado que las restricciones de movilidad y el uso de tapabocas en el trato con los otros miembros de las comunidades es un mecanismo efectivo para impedir la velocidad de los contagios.

Porque de lo que se trata es de frenar al máximo la tasa de personas infectadas, porque precisamente en estas zonas alejadas es donde no existe ninguna infraestructura hospitalaria para atender los enfermos que lo requieran, ni siquiera posibilidades de transporte eficiente de los casos más graves.

Es por ello que observamos que el llamado a las personas para que el autocuidado sea la norma es indispensable. A ello se llega por el convencimiento no solo de la valía de la propia salud, sino de la de la familia y en un contexto más amplio de la comunidad en general.

Como ante muchas otras amenazas, en nuestro país los sectores más vulnerables deben enfrentar sus batallas en soledad, con muy poca o ninguna ayuda del Estado.

El covid19 no iba a ser la excepción a este estado “normal” de cosas para nuestras gentes más pobres. A pesar de que suene a lugar común, el llamado a todos es a que tomemos conciencia de los riesgos de contagio, y obremos con responsabilidad en cuanto al uso del tapabocas y el distanciamiento social.

Comité editorial PazDigital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *